La marihuana - Lo que los padres deben saber
(Revisada en julio de 1999)


National Institute on Drug Abuse

Indice
También disponible en la versión gráfica.
Carta a los padres
La marihuana es la droga ilegal que se usa con más frecuencia en este país. Desde 1991, la marihuana que los estudiantes del octavo y décimo grados usaron durante su vida se ha duplicado, y su uso ha aumentado un tercio entre estudiantes del doceavo grado. Nuestra investigación demuestra que paralelamente a este aumento en consumo de drogas, se presenta un patrón de disminución significativa en las actitudes contra las drogas y el conocimiento sobre el tema en este segmento de la población. Así como la cantidad de gente joven que usan marihuana ha aumentado, la cantidad que ve la droga como dañina ha disminuido. Entre estudiantes de doceavo grado que participaron en una encuesta en 1997, el uso de marihuana actual ha aumentado un 72 por ciento desde 1991. La proporción de los estudiantes del doceavo grado que creen que el uso regular de la marihuana es dañino ha bajado más o menos un 26 por ciento desde 1991.

Estos cambios de percepción y conocimiento probablemente sean resultado de la reducción de los mensajes contra las drogas en los medios de comunicación; un aumento en los mensajes a favor de las drogas en la cultura popular; y el hecho que los padres no están conscientes del resurgimiento del uso de las drogas. La mayoría de ellos piensan, probablemente, que esta amenaza a sus hijos ya no es tan grave.

En diciembre de 1994, la Secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Dra. Donna E. Shalala, estableció una iniciativa para alertar al público, en particular a los padres de familia, sobre el aumento del uso de la marihuana. La iniciativa tiene como fin informar a los padres sobre las posibles consecuencias de su uso en la salud de los jóvenes, y sobre la necesidad de que tomen las acciones necesarias para evitar que resurja una epidemia de uso de drogas entre los adolescentes.

Algunos padres en esta generación experimentaron con las drogas durante su juventud y ahora se sienten incómodos al hablar sobre el tema con sus hijos y establecer reglas estrictas en cuanto a la prohibición de su uso. Sin embargo, tienen que reconocer que esta es una verdadera amenaza al desarrollo de sus hijos, y les tienen que advertir que no la usen. Hoy en día, el uso de la marihuana comienza a edades más jóvenes; y las variedades de la droga disponibles a los niños ahora son más potentes que antes.

El "National Institute on Drug Abuse" se enorgullece en presentar estas dos publicaciones en español: Marihuana: Información para los adolescentes, y La marihuana, lo que los padres deben saber, para que los adolescentes y sus padres tengan a la mano los datos científicos. Aunque es recomendable que hable con sus hijos sobre las drogas cuando aún son pequeños, nunca es demasiado tarde para advertirles los posibles peligros de su uso.

Hablar con nuestros hijos sobre las drogas no siempre es sencillo, pero sí es importante. Espero que estas publicaciones le sean de ayuda.

Alan I. Leshner, Ph.D.
Director
National Institute on Drug Abuse

Hecho:
Hoy en día las modalidades de marihuana disponsibles
a los jóvenes son más potentes que las que
existían antes. Esta marihuana tiene
efectos más dañinos.

¿Qué es la marihuana? ¿Existen diferentes tipos?
La marihuana es una combinación de hojas, tallos, semillas y flores de la planta conocida como cáñamo (Cannabis sativa), y puede ser de color verde, café o gris. Antes de los años sesenta, muchos no conocían la marihuana en los Estados Unidos, pero hoy en día es la droga ilegal de mayor consumo en este país.

El término Cannabis describe a la marihuana y otras drogas derivadas de la misma planta. Las formas potentes incluyen la sin semilla, el hachís y el aceite de hachís.

En todas sus formas, el Cannabis es una droga que altera la función mental (psicoactiva) porque contiene THC (delta-9-tetrahidroca-nabinol) que es el químico activo en la planta de la marihuana. También contiene más de 400 químicos adicionales.

El efecto de la marihuana depende de la potencia del THC que contiene. La potencia de THC ha aumentado desde la década de 1970 pero ha permanecido igual desde mediados de la década de 1980. La potencia de la droga depende del promedio de THC que se encuentra en las muestras de marihuana que confiscan las agencias policíacas.
  • La mayoría de la marihuana común contiene, de promedio, un 3 por ciento de THC.
  • La sin semilla (que sólo contiene los botones y las flores de la planta hembra) tiene, de promedio, un 7.5 por ciento de THC, pero puede llegar a tener hasta 24 por ciento.
  • El hachís (la resina gomosa de las flores de las plantas hembras) tiene un promedio de 3.6 por ciento de THC, pero puede llegar a tener hasta 28 por ciento.
  • El aceite de hachís, un líquido resinoso y espeso que se destila del hachís, tiene un promedio de 16 por ciento de THC, pero puede llegar a tener hasta 43 por ciento.
¿Cuáles son los términos callejeros para referirse a la marihuana?
Existen muchos términos para referirse a la marihuana. Estos términos cambian muy rápidamente, varían dependiendo del país (en latinoamérica o España) e inclusive la región del país en donde uno viva. En los Estados Unidos, varía por regiones e incluso en los diversos barrios de la misma ciudad.

Los términos comunes en español para referirse a la marihuana son: Mota, hierba, mafú, pasto, maría, monte, moy, café, etc. En inglés también existen muchos términos, entre ellos: Pot, herb, grass, weed, Mary Jane, reefer, skunk, boom, gangster, kif, ganja. Existen diferentes "tipos" de marihuana conocidos en inglés con los nombres de "Texas tea", "Maui wowie", y "chronic". Sólo en los Estados Unidos, existen más de 200 términos para describir los diversos tipos de marihuana.
¿Cómo se usa la marihuana?
La mayoría de las personas que la consumen la enrollan en forma de cigarrillo (conocido como canuto, churro, carrucho, o moto) o la fuman en una pipa. Existe una pipa que filtra el humo con agua que se conoce en inglés como "bong". Algunas personas mezclan la marihuana con la comida o la usan en forma de té. Otro método es de abrir un puro y reemplazar el tabaco con marihuana, haciendo lo que se conoce como "blunt". Cuando fuman este puro con una botella de 40 onzas de licor de malta, lo llaman "B-40".

Recientemente, los cigarrillos o puros de marihuana pueden contener "cocaína crack". En inglés, esta combinación se conoce por términos como "primos" y "woolies". Cigarrillos y puros de marihuana también pueden ser remojados con "PCP" (fenciclidina). En inglés, estos se conocen por términos como "happy sticks", "wicky sticks", "love boat", o "tical".
¿Cuántas personas usan marihuana?
¿Cuál es la edad promedio de los niños que la empiezan a fumar?
Una reciente encuesta del gobierno dice lo siguiente:
  • La marihuana es la droga ilegal usada más frecuentemente en los Estados Unidos. Casi 69 millones de personas mayores de 12 años han probado la marihuana por lo menos una vez.
  • Aproximadamente 10 millones usaron la marihuana en el transcurso del último mes.
  • Entre los adolescentes de 12 a 17 años, la edad promedio en la que primero probaron la droga fue de 14 años.

Una encuesta anual de estudiantes entre el octavo y doceavo grados, muestra que el 23 por ciento de estudiantes en el octavo grado han probado la marihuana por lo menos una vez, y cuando alcanzan el décimo grado, el 21 por ciento son consumidores "regulares" (es decir, que la usaron en el transcurso del último mes). Entre los estudiantes del doceavo grado, casi el 50 por ciento han probado la marihuana/hachís por lo menos una vez; y el 24 por ciento son consumidores regulares.

Otros investigadores han encontrado que el uso de la marihuana alcanza su más alto nivel en la última parte de la adolescencia y los primeros años después de cumplir los 20. El uso disminuye después de esta edad.

Hecho:
La investigación muestra que casi el 50%
de los adolescentes prueban la marihuana antes
de terminar la escuela secundaria.

¿Cómo puedo saber si mi hijo ha estado usando la marihuana?
Existen ciertos síntomas que usted podrá ver. Los que están drogados con marihuana pueden:
  • Parecer estar mareados y tener dificultad al caminar;
  • actuar como un tonto y reír sin razón alguna;
  • tener los ojos rojos e irritados; y
  • tener dificultad al tratar de recordar hechos recientes.

Cuando desaparecen los primeros efectos, la persona puede sentir mucho sueño.

Aunque es difícil de distinguir en los adolescentes, los padres tienen que estar pendientes de notar cambios en su conducta. Deben tratar de notar si su hijo se aleja de todos, si está deprimido, siente fatiga, se descuida de su apariencia personal, es hostil, o si sus relaciones con familiares y amigos se deterioran. También pueden haber cambios en el desempeño académico, ausentismo escolar, menor interés en los deportes y otras actividades favoritas, o cambios en los hábitos alimenticios o de sueño. Todo esto puede indicar el uso de drogas, aunque no en todos los casos.

Los padres también deben estar pendientes de:

  • Cosas que puedan indicar el uso de drogas, como pipas, o papeles para enrollar cigarrillos;
  • el olor de la ropa y de la recámara;
  • el uso de incienso o desodorante de aire;
  • el uso de gotas para los ojos;
  • que tenga ropa, posters, joyería, etc., que promuevan el uso de las drogas.
¿Por qué usan la marihuana los jóvenes?
Los niños y los adolescentes empiezan a fumar marihuana por muchas razones, entre las más comunes son la curiosidad y el deseo de ser parte de un grupo social. Es un hecho que los jóvenes que ya fuman cigarrillos o beben alcohol, tienen un mayor riesgo de probar la marihuana.

La investigación también sugiere que el uso del alcohol o las drogas entre los miembros de la familia es otro factor importante. Los padres, abuelos, y hermanos o hermanas mayores son modelos de conducta que los niños tienden a imitar.

Algunos jóvenes que usan drogas no tienen una buena relación con sus padres. Otros tienen amigos que usan drogas y les presionan a probarlas y usarlas. En otras palabras, todos los aspectos del medio en el que se desenvuelve el niño (la casa, la escuela, el vecindario) son determinantes en la posibilidad de que pruebe las drogas.

Los niños que fuman demasiada marihuana se pueden hacer dependientes a ella; y esta es la razón principal por la que la consumen. Otros mencionan aspectos emocionales que les han llevado a las drogas, como la ansiedad, el enojo, la depresión, el aburrimiento y otros. Esto a pesar de que el uso de la marihuana no es la respuesta a los problemas de la vida, y el estar drogado sólo es una forma de no enfrentar las situaciones que presentan un reto.

Los investigadores han encontrado que niños y adolescentes (ambos hembras y varones) que sufren de abuso físico y sexual, tienen más riesgo de usar marihuana y otras drogas y de comenzar a usar drogas a edades más jóvenes que el resto de la juventud.
¿Lleva al consumo de otras drogas?
Estudios a largo plazo sobre estudiantes de secundaria y sus patrones de uso de drogas, demuestran que muy pocos de ellos llegan a usar otras drogas sin haber usado primero la marihuana. El riesgo de usar cocaína ha sido estimado a ser más de 104 veces más alto para personas que han probado marihuana que para los que nunca la han probado. Aunque no hay estudios definitivos sobre los factores asociados con el cambio de uso de marihuana al uso de otras drogas, la nueva evidencia muestra que una combinación de factores biológicos, sociales y sicológicos están involucrados.

La marihuana tiene algunos de los mismos efectos en el cerebro que otras drogas. Los investigadores están examinando la posibilidad de que el uso de la marihuana por largo tiempo puede crear cambios en el cerebro que pueden poner a una persona a alto riesgo de ser adicta a otras drogas, como el alcohol y la cocaína. Mientras no toda la gente joven que usa marihuana pasa a usar otras drogas, se necesitan hacer más investigaciones para determinar quién tendrá el riesgo más alto.
¿Cuáles son los efectos de la marihuana?
Los efectos de la marihuana dependen de:
  • El tipo de Cannabis y su contenido de THC;
  • la forma de uso (que se fume o se coma);
  • la experiencia y expectativas de quien la fuma;
  • el lugar en el que se usa; y
  • si la persona está bebiendo alcohol o usando otras drogas.

Algunas personas no sienten nada cuando prueban la marihuana por primera vez. Otras se pueden sentir intoxicadas y/o eufóricas (alegres).

Es común que las personas que usan marihuana sientan gran interés por estímulos visuales, auditivos o de sabor que de otra manera serían ordinarios. Los eventos triviales les pueden parecer sumamente interesantes o graciosos. El tiempo parece pasar muy lentamente y, a veces, la droga hace que la persona sienta mucha sed o hambre.

¿Qué sucede después de fumar marihuana?
Casi inmediatamente después de inhalar la marihuana, la persona puede sentir intoxicación, boca reseca, latidos acelerados del corazón, cierta torpeza en la coordinación del movimiento y el equilibrio, y reacciones o reflejos lentos. Los vasos sanguíneos de los ojos se expanden, por lo cual se les ven los ojos enrojecidos.

En algunas personas, la marihuana aumenta la presión sanguínea y puede hasta duplicar el ritmo cardíaco. Este efecto puede acentuarse cuando se mezclan otras drogas con la marihuana; algo sobre lo cual no siempre puede estar conciente el fumador.

Después de 2 a 3 horas, la persona puede sentir mucho sueño.
¿Por cuánto tiempo permanece la marihuana en el cuerpo?
La sustancia THC en la marihuana se absorbe con facilidad en los tejidos grasosos de varios órganos del cuerpo. Por lo general, se puede encontrar rastros de THC en los exámenes regulares de orina hasta varios días después que la persona fumó marihuana. Sin embargo, en el caso de las personas que fuman mucho (fumadores crónicos) se puede encontrar restos de la sustancia incluso varias semanas después de que la usaron.
¿Existen reacciones negativas a la marihuana?
Sí. En algunos casos, especialmente cuando la persona la usa por primera vez, o en un lugar extraño, puede sufrir ansiedad aguda e incluso paranoia. Esto es más probable con dosis altas de THC. Estos efectos disminuyen conforme la droga va perdiendo efecto.

En pocas ocasiones, la persona que ha consumido una dosis muy alta de la droga puede presentar síntomas de psicosis severa y requerir hospitalización de emergencia.

Otras reacciones negativas pueden ocurrir si se ha mezclado la marihuana con otras drogas como la "PCP" (fenciclidina) o la cocaína.

Hecho:
La marihuana tiene efectos adversos en muchas
de las capacidades necesarias para guiar y puede
ocasionar accidentes.

¿Cuán dañina es la marihuana?
De varias maneras, en sus efectos inmediatos y el daño a la salud a largo plazo.

La marihuana impide la memoria a corto plazo (de eventos recientes) y la persona, por lo tanto, tiene problemas al tratar de realizar tareas complejas. Con el uso de las variedades más potentes de la droga, la persona puede tener problemas en realizar incluso tareas sencillas.

Debido a los efectos de la droga sobre las percepciones y los reflejos, también puede causar que la persona tenga accidentes de tráfico. Las personas que usan drogas también son más propensas a realizar actos sexuales que les ponen en riesgo de enfermedades. Se sabe que existe una fuerte relación entre el uso de las drogas y las prácticas sexuales peligrosas; y en el contagio del VIH, que es el virus que causa el SIDA.

Los estudiantes que fuman marihuana tienen dificultad en estudiar y aprender. Los atletas no logran el mismo desempeño porque el THC afecta sus reflejos, movimientos y coordinación.

Algunos de los efectos a largo plazo de la droga se describen más adelante.
¿Cómo afecta la capacidad de guiar un auto?
La marihuana afecta muchas de las capacidades necesarias para guiar un vehículo con seguridad: el estar alerta, la habilidad de poderse concentrar, la coordinación y el tiempo en que la persona reacciona. Estos efectos pueden durar hasta 24 horas después de fumar marihuana. La marihuana puede dar dificultad en juzgar distancias y en reaccionar ante las señales visuales y auditivas en la carretera.

Existe información de que la marihuana es un factor en los accidentes de tráfico. Como sucede con frecuencia, cuando se combina el alcohol con la marihuana existe aún mayor riesgo de accidentes (en comparación con el uso de una sola de estas sustancias).

Un estudio de pacientes en la sala de emergencias, que habían estado involucrados en accidentes de tráfico, mostró que el 15 por ciento de los que iban guiando un auto o una motocicleta habían estado fumando marihuana. Otro 17 por ciento de los pacientes tenían tanto THC como alcohol en su sangre.

En un estudio de 150 conductores arrestados en Memphis, Tennessee, a quienes se les hicieron exámenes de uso de drogas en el lugar de arresto, mostró restos de marihuana en el 33 por ciento, y restos de marihuana y cocaína combinados, en otro 12 por ciento. También existe información indicando que mientras fuma marihuana, el individuo demuestra la misma falta de coordinación en los exámenes de "conductores ebrios" como lo hacen las personas que han consumido demasiadas bebidas alcohólicas.

Hecho:
Los fumadores de marihuana tienen muchos de los
mismos problemas respiratorios que sufren los fumadores
de tabaco, como la bronquitis y la sinusitis.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la marihuana?
A pesar de que aún no se conocen todos los efectos a largo plazo de la marihuana, existen serias preocupaciones en cuanto a sus efectos en la salud. Por ejemplo, un grupo de investigadores en California examinó el estado de salud de 450 fumadores diarios de marihuana (que no fumaban tabaco). En comparación con otras personas no fumadoras, estas personas tenían más ausencias de trabajo por enfermedad y más visitas médicas por problemas respiratorios y otras enfermedades.

Los resultados hasta la fecha indican que el uso regular de la marihuana o del THC son factores en el cáncer y en los problemas de los sistemas respiratorio, inmune y reproductivo.

Cáncer

Es difícil determinar si la marihuana causa cáncer, porque la mayoría de las personas que la fuman también fuman tabaco y consumen otras drogas. La marihuana contiene, a veces en mayores concentraciones, algunos de los mismos elementos que causan cáncer que se encuentran en los cigarrillos. Los estudios muestran que una persona que fuma cinco cigarrillos de marihuana a la semana consume la misma cantidad de químicos carcinógenos que una persona que fuma un paquete de cigarrillos al día.

El humo de la marihuana y del tabaco probablemente cambian los tejidos que cubren el sistema respiratorio. También es posible que en algunas personas el humo de la marihuana contribuya al desarrollo temprano del cáncer de cabeza y de cuello.

Sistema inmune

El sistema inmune nos protege de muchos elementos que pueden causar enfermedades. No se sabe si la marihuana afecta este sistema, pero existen estudios en animales y humanos que muestran que la droga impide la función normal de las células T, cuando el sistema respiratorio trata de combatir ciertos tipos de infecciones. Las personas que tienen el virus VIH y cuyos sistemas inmunes no funcionan adecuadamente, deben evitar el uso de la marihuana.

Sistema respiratorio

La gente que fuma marihuana puede desarrollar los mismos tipos de problemas respiratorios que tienen las personas que fuman cigarrillos. Tienen síntomas como tos crónica y flema (bronquitis crónica) y tienen más resfriados. Estas personas también se encuentran a alto riesgo de sufrir infecciones pulmonarias como la pulmonía. El uso continuo de la marihuana puede resultar en un funcionamiento anormal de los pulmones y las vías respiratorias. Se ha encontrado evidencia de que el humo de la marihuana puede destruir o dañar el tejido pulmonar.

¿Qué sucede si la madre fuma marihuana durante el embarazo?
Los médicos recomiendan que las mujeres embarazadas no usen ninguna droga porque puede afectar al feto. Un estudio en animales ha conectado el uso de la marihuana a la pérdida del feto durante los primeros meses del embarazo.

Algunos estudios indican que los bebés de madres que fuman marihuana nacen pesando y midiendo menos; y con menores dimensiones de cabeza que los bebés de madres que no usan la droga. Los bebés más pequeños tienen mayor tendencia a sufrir problemas de salud. Otros estudios han descubierto que los efectos de la marihuana en los bebés son similares a los que se encuentran con el síndrome fetal del alcohol. También hay evidencia de que los niños de madres que fuman marihuana tienen problemas del sistema nervioso.

Los investigadores no están seguros si los problemas de salud de un bebé recién nacido, si son causados por la marihuana, continuarán durante el crecimiento del niño. Investigaciones preliminarias muestran que niños de madres que usaron marihuana regularmente durante el embarazo pueden tener problemas de concentración.
¿Qué sucede si la madre fuma marihuana cuando amamanta al niño?
Cuando la madre fuma marihuana y amamanta al niño, le pasa el THC a través de la leche de pecho. Esto es delicado, porque la concentración del THC en la leche de pecho de la madre es mucho mayor que la que se encuentra en su sangre. Un estudio indica que el uso de la marihuana durante el primer mes de amamantar al niño, puede causar impedimentos en su desarrollo motriz (control de los movimientos de los músculos).

Hecho:
Fumar marihuana afecta al cerebro y resulta
en impedimentos de la memoria a
corto plazo, la percepción, el juicio,
y la habilidad motriz.

¿Cómo afecta al cerebro?
El THC afecta las células nerviosas en la parte del cerebro en donde las memorias se forman. Eso hace que la persona tenga dificultad en recordar eventos recientes (como lo que sucedió hace algunos minutos). Es difícil aprender bajo la influencia de la droga. Para que una persona pueda aprender y desempeñar tareas que requieren más de dos pasos, es necesario que tenga una capacidad normal de memoria a corto plazo.

En un grupo de fumadores crónicos en Costa Rica, se encontró que los sujetos tenían mucha dificultad en recordar una lista corta de palabras (que es una prueba básica de memoria). Las personas en el estudio también tuvieron gran dificultad en prestar atención a las pruebas que se les presentaron.

Fumar marihuana causa algunos cambios en el cerebro como esos causados por la cocaína, la heroína y el alcohol. Algunos investigadores creen que estos cambios pueden aumentar el riesgo de que una persona se haga adicta a otras drogas, como la cocaína y la heroína.

Probablemente la marihuana destruye ciertas células del cerebro. Los científicos han observado que cuando se dieron altas dosis de THC a las ratas de laboratorio, presentaron pérdida de células cerebrales similares a las que se encuentran entre los animales viejos. Los cerebros de ratas de entre 11 y 12 meses de edad (aproximadamente la mitad de sus vidas) tenían la misma apariencia que los de animales ya viejos. No se sabe si efectos similares ocurren en seres humanos.

Los investigadores aún estudian los efectos que podría tener la marihuana en el cerebro.
¿Puede causar enfermedades mentales?
Los científicos aún no saben de qué manera se relacionan el uso de la marihuana y las enfermedades mentales. Algunos investigadores en Suecia reportan que el uso regular y prolongado del THC (del Cannabis) puede aumentar el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades mentales, tales como la esquizofrenia.

Otros científicos afirman que el uso regular de la marihuana puede resultar en estados de ansiedad crónica, cambios de personalidad, y depresión.
Las personas que la fuman ¿pierden su motivación?
Algunos fumadores de marihuana frecuentes y crónicos muestran signos de tener falta de motivación (síndrome amotivacional). Los problemas incluyen el que no les interese lo que sucede en sus vidas; no tener deseo de trabajar regularmente; fatiga; y falta de interés en su apariencia personal. Como resultado, la mayoría de ellos tienen pobre desempeño escolar y laboral. Los investigadores aún estudian estos problemas.
Las personas que la fuman ¿se pueden hacer adictas?
Sí. Aunque no todos los que la fuman se hacen adictos. Cuando una persona empieza a buscar la droga para consumirla obsesivamente, se dice que ésta es dependiente o adicta a la droga. En 1995, 165,000 personas que ingresaron en programas de tratamiento por drogadicción reportaron que la marihuana era la sustancia que más abusaban, lo que demuestra que necesitan ayuda para dejarla.

Algunos consumidores crónicos, también evidencian su adicción al presentar síndrome de abstinencia al dejar de usarla. En un estudio, los sujetos presentaron síntomas tales como ansiedad, pérdida del apetito, dificultad para dormir, pérdida de peso y temblores de las manos.

De acuerdo a un estudio, adolescentes que usan marihuana y tienen problemas antisociales serios pueden llegar a depender de la droga rápidamente. Ese estudio también indicó que para los adolescentes con problemas que usan tabaco, alcohol y marihuana, el progreso de su primer uso de marihuana al uso regular fué aproximadamente tan rápido como su progreso al uso regular de tabaco, y más rápido que su progreso al uso regular de alcohol.
¿Qué es la "tolerancia" a la marihuana?
Desarrollar una "tolerancia" quiere decir que la persona necesita cada vez mayores dosis de la droga para obtener los mismos resultados que antes. Algunos de los consumidores frecuentes pueden desarrollar tolerancia a la droga.
¿Existen tratamientos para ayudar a los fumadores de marihuana?
Hasta hace algunos años, era difícil encontrar programas específicamente diseñados para los consumidores de marihuana. Los tratamientos para la dependencia a la marihuana eran muy similares a los que se usaban para otros tipos de drogas, incluyendo: Desintoxicación, terapia de comportamiento, y asistencia regular a reuniones de grupos de apoyo, tales como Narcóticos Anónimos.

Recientemente, los investigadores han experimentado con varios métodos de atraer a los consumidores de marihuana a programas de tratamiento que les ayuden a abstenerse. Hasta el momento, no existen medicamentos para el tratamiento a la dependencia a la marihuana, así es que los programas se concentran en la consejería y los grupos de apoyo. En los estudios, los profesionales observan las características que podrían ayudar a predecir cuáles pacientes tendrán éxito en dejar la droga, y las técnicas de tratamiento que podrían ser de mayor ayuda.

El progreso en los tratamientos debe incluir programas específicamente diseñados para ayudar a los adolescentes. La mayoría de estos programas se llevan a cabo en universidades, en donde la mayoría de los pacientes reportan que la marihuana es su droga favorita. Otros se ubican en instalaciones independientes de tratamiento para adolescentes. Los médicos de familia también son una buena fuente de ayuda para asistir a los jóvenes con problemas causados por la marihuana.
En algunas ocasiones ¿se usa como un medicamento?
Han habido muchas discusiones en la prensa acerca del uso médico de la marihuana. Bajo la ley de los Estados Unidos desde 1970, la marihuana ha sido una sustancia controlada bajo el "Schedule I". Es decir, que la droga, por lo menos cuando se fuma, no es generalmente aceptada como un medicamento.

Al considerar su posible uso como medicamento, es importante distinguir entre la marihuana y el THC puro, u otros químicos específicos derivados del Cannabis. La marihuana pura contiene cientos de químicos, algunos de los cuales son claramente dañinos a la salud.

El THC en forma de píldora para consumo oral (no se fuma) puede usarse en el tratamiento de la nausea y el vómito que se presentan con algunos tratamientos contra el cáncer y está disponible con receta médica. Otro químico relacionado con el THC (nabilone) ha sido autorizado por la "Food and Drug Administration" para el tratamiento de los pacientes con cáncer que sufren náusea. En su forma oral, el THC también se usa con los pacientes de SIDA, porque les ayuda a comer mejor y mantener su peso.

Los científicos estudian la posibilidad de que la marihuana, el THC y otros químicos relacionados con la marihuana tengan ciertos valores medicinales. De acuerdo a los científicos, se necesitan hacer más investigaciones sobre los efectos negativos de la marihuana y sus beneficios potenciales antes de poderla recomendar para uso médico.
¿Cómo puedo evitar que mi hijo se involucre con esta droga?
No existe una respuesta mágica para evitar que los jóvenes usen drogas. Los padres pueden tener impacto si hablan con sus hijos sobre los peligros del uso de la marihuana y otras drogas, y se mantienen activamente involucrados en la vida de sus hijos. Incluso cuando los hijos cursan la escuela secundaria, los padres pueden estar involucrados en sus tareas escolares, sus actividades sociales y de recreo, y con sus amigos. La investigación demuestra que la vigilancia adecuada de los padres puede reducir la probabilidad de uso futuro de drogas, incluso entre los jóvenes que tienen tendencia hacia el uso de la marihuana; tales como los que son rebeldes, no pueden controlar sus emociones, y tienen conflictos emocionales. Para hablar sobre el tema del abuso de drogas en su área, es importante involucrarse en programas de prevención del abuso de drogas en su comunidad o en la escuela de su hijo. Averigue en cuales programas de prevención puede participar usted junto con sus hijos.
Hable con sus hijos sobre la marihuana
Como ha podido ver en esta publicación, la marihuana evidentemente es una droga peligrosa para la salud y bienestar de los niños y los adolescentes en un punto crítico de sus vidas; cuando están creciendo, aprendiendo, madurando, y construyendo lo que será su vida de adultos. Los niños necesitan a sus padres para que les ayuden y guíen en resolver problemas y tomar decisiones, incluyendo la decisión de no usar las drogas. Como un modelo, su propia decisión de no fumar marihuana o usar otras drogas ilícitas refuerza este mensaje para sus hijos.

Existen muchos recursos, incluso en su propia comunidad, para asistirle y obtener información de cómo hablar con sus hijos sobre las drogas. Para encontrar estos recursos puede ir a la biblioteca pública, a la escuela de su hijo, o a una organización de servicio para la comunidad.
Recomendaciones para los padres
  • Escuche a sus hijos.
  • Sea claro y firme sobre el hecho que no se deben usar drogas y alcohol.
  • Ayude a su hijo a resitir las presiones de amigos a probar las drogas.
  • Conozca a los amigos y los padres de los amigos de sus hijos.
  • Vigile a sus hijos y los lugares a donde van.
  • Supervise las actividades de sus adolescentes.
  • Mantenga una comunicación abierta con sus hijos.

Hecho: La marihuana es la droga ilegal usada más frecuentemente en los Estados Unidos.

Hecho: Casi el 50% de estudiantes en doceavo grado han probado la marihuana por lo menos una vez.

Hecho: La edad promedio de los jóvenes que prueban la marihuana es 14 años.

Hecho: Fumar marihuana afecta al cerebro y lleva a impedimentos de la memoria a corto plazo, la percepción, el juicio y las capacidades motrices.

Referencias

  1. Allebeck, P.; Adamsson, C.; Engstrom, A.; and Rydberg. U. Cannabis and
    schizophrenia: a longitudinal study of cases treated in Stockholm County. Acta
    Psychiatry Scandanavia. 88; 21-24. 1993.
  2. Brookoff, D.; Cook, C.S.; Williams, C.; and Mann, CS. Testing reckless
    drivers for cocaine and marijuana. New England Journal of Medicine 331:518-522, 1994.
  3. Cornelius, M. D.; Taylor, P. M.; Geva. D.; and Day, N. L. Prenatal tobacco
    and marijuana use among adolescents: effects on offspring gestational age,
    growth, and morphology. Pediatrics, 95: 738-743, 1995.
  4. Crowley, T. J.; Macdonald, M. J.; Whitmore, E. A.; and Mikulich. S. K.
    Cannabis Dependence, Withdrawal, and Reinforcing Effects Among Adolescents With Conduct Symptoms and Substance Use Disorders. Drug and Alcohol Dependence, 1998.
  5. Fletcher. J. M.; Page. J. B.; Francis, D. J.; Copeland, K.; Naus, M. J.;
    Davis, C. M.; Morris, R.; Krauskopf. D.; and Satz. P. Cognitive correlates of
    long-term cannabis use in Costa Rican men. Arch. of General Psychiatry, 53:
    1051-1057, 1996.
  6. Harder. S. and Reitbrock. S. Concentration-effect relationship of
    delta-9-tetrahydrocannabinol and prediction of psychotropic effects after
    smoking marijuana. International Journal of Clinical Pharmacology and
    Therapeutics, 35(4): 155-159, 1997.
  7. Harrison, PA.; Fulkerson, J. A.; and Beebe. T. J. Multiple substance use
    among adolescent physical and sexual abuse victims. Child Abuse and Neglect.
    6:529-39, 1997.
  8. Jones. R.T. et al. Clinical relevance of cannabis tolerance and dependence.
    Journal of Clinical Pharmacology, 21 (Suppl 1): 143.152, 1981.
  9. Kandel, D. B. Stages in adolescent involvement with drugs. Science,
    190:912-914, 1975.
  10. Landfield, P. W.; Cadwallader, L. B.; and Vinsant, S. Quantitative changes
    in hippocampal structure following long-term exposure to delta 9
    tetrahydrocannabinol: Brain Research. 443: 47-62, 1988.
  11. Liguori, A.; Gatto, C. P.; and Robinson, J. H. Effects of marijuana on
    equilibrium, psychomotor performance, and simulated driving. Behavioral
    Pharmacology, 9: 599-609, 1998.
  12. National Association of State Alcohol and Drug Abuse Directors, Inc., State
    Resources and Services Related to Alcohol and Other Drug Problems for Fiscal
    Year 1995: An Analysis of State Alcohol and Drug Abuse Profile Data, July 1997.
  13. Polen, M. R; Sidney, S.; Tekawa, I. S.; Sadler. M.; and Friedman, G. D.
    Health care use by frequent marijuana smokers who do not smoke tobacco. Western Journal of Medicine, 158:596-601. 1993.
  14. Pope, HG. and Yurgelun-Todd, D. The Residual Cognitive Effects of Heavy
    Marijuana Use in College Students. Journal of the American Medical Association. February 21, 1996 Vol 275, No. 7.
  15. Richardson, G. A.; Day, N. L.; and Goldschmidt, L. Prenatal alcohol,
    marijuana, and tobacco use: infant mental and motor development. Neurotoxicol
    and Teratol. 17: 479-87, 1995.
  16. Rodriguez de Fonseca, F.; Carrera, M.R.A.; Navarro, M.; Koob, G.F.; and
    Weiss, F. Activation of Corticotropin-Releasing Factor in the Limbic System
    During Cannabinoid Withdrawal. Science, Vol. 276, June 27, 1997.
  17. Soderstrom, C. A.; Dischinger, P. C.; Kerns, T. I.; and Trifillis, A. L.
    Marijuana and other drug use among automobile and motorcycle drivers treated at a trauma center. Accid. Anal. Prey. 25: 131-5, 1995.
  18. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. Office of Applied
    Sciences. Preliminary Results From the 1996 National Household Survey on Drug Abuse. DHHS No. (SMA) 97-3149. Rockville, MD: SAMHSA, July 1997.
  19. University of Michigan. News and Information Services. Drug use among
    American teens shows signs of leveling after a long rise. December 18, 1997.
  20. Wu, T. C.; Tashkin, D. P.; Djahed, B.; and Rose, J. E. Pulmonary hazards of
    smoking marijuana as compared with tobacco. New England Journal of Medicine, 318: 347-351, 1988.

Términos | Privacidad | Publicidad | Quienes Somos | Cesión de Derechos