Amor en la Adolescencia

Manuel Fuentes Wendling

Si soy mujer y advierto que en esta edad de la adolescencia tengo muchos vellos en mis brazos, piernas e incluso en mi rostro ¿es normal?

 

   Los denominados caracteres sexuales secundarios, tanto masculinos como femeninos (vellos en rostro, piernas y pecho; aumento de tamaño y fuerza muscular, en el hombre, y aumento de los senos y caderas, en la mujer, entre otros), de los que se ha hecho referencia en una respuesta inicial, se producen al inicio de la adolescencia como un proceso natural provocado por el aumento de la producción de hormonas sexuales.

   Desde el momento que nace una persona, hombre o mujer, su sistema reproductor está definido y sólo requerirá un mayor desarrollo en las edades siguientes. Excepcionalmente podría haber malformaciones congénitas que deriven posteriormente en casos de deformaciones físicas e indefinición de la sexualidad, como lo señalé en una respuesta anterior.

   En la adolescencia o pubertad ese aumento de producción de hormonas sexuales es progresivo a partir del inicio de esta etapa de desarrollo humano y, a la vez, diferenciado entre las hormonas que favorecen o estimulan los caracteres sexuales del hombre y los de la mujer. Pero, indistintamente, se están produciendo en un hombre o en una mujer hormonas masculinas y femeninas, pero teniendo preferencia aquéllas correspondientes al sexo de la persona.

   Dentro de la complejidad del sistema de glándulas endocrinas que actúan en la pubertad o adolescencia para que la persona logre su desarrollo final y pase a la etapa de adulto, puede haber -sobre todo en los primeros años- algún tipo de deficiencia que sea la causa para que una niña adolescente muestre caracteres secundarios masculinos, como es el caso del vello, hecho que suele ser más o menos común. El mismo organismo, al cabo de un tiempo, corrige esta anomalía. Y de esta forma una niña que muestra vellosidad a los 12, 14 ó 15 años, a los 17 ya no los muestra.

   Puede suceder que estas características físicas se mantengan en el tiempo y no sean corregidas naturalmente. Pero esa exteriorización no significa en caso alguno masculinidad y puede ser corregida sólo bajo indicación y control médico y en la edad que así lo determine el especialista.

   En consecuencia, si fuese tu caso, es decir que advirtieras este tipo de situación, debes entender que se trata de algo normal y natural que aunque no puede ser de ocurrencia frecuente, sucede en algunas jóvenes. Ante ello no debes sufrir de complejo ni sentirte menos mujer ni menos recurrir a automedicaciones. Indudablemente que si lo sientes como un problema, y te es posible, consulta con un médico. Será el quien te indique con toda propiedad qué debes hacer.

www.pololeos.cl

 

Pregunta Anterior
Pregunta Siguiente