Amor en la Adolescencia

Manuel Fuentes Wendling

Si constantemente mi pareja me está criticando, ¿debo aceptar esta situación y llevarle la corriente o debo defender mis puntos de vista?

 

   Por ser la relación de pareja en la adolescencia una relación donde existe plena libertad, tienes el derecho de defender tus puntos de vista. Pero esta defensa no debes hacerla defendiendo por defender lo que tú planteas, sino que argumentando bien y con solidez.

   Cuando se defiende una idea, sea en la relación de pareja o fuera de ella, es porque se tiene la convicción de que esa idea o planteamiento es una verdad según tu punto de vista. Sin embargo, debes aceptar que tu contraparte, en este caso tu pareja, puede pensar lo mismo de su idea o planteamiento que es contrario al tuyo. Entonces resulta que tenemos dos verdades. La tuya y la de tu pareja. Pero en la esencia de las cosas siempre hay una idea o planteamiento que se acerca más a la verdad que otra. O la verdad es parte de tus planteamientos y parte de los de tu contraparte.

   De esto se deduce que la verdad es algo relativo. En su incansable búsqueda por la verdad, el ser humano trata por todos los medios de acercarse a ella. Esto implica un esfuerzo constante por su perfeccionamiento, pero no el encuentro con la verdad misma.

   Si logras entender lo anterior, te darás cuenta que en la defensa de una idea o planteamiento, cualquiera sea él o cualquiera sea la materia que lo origina, ni tú tienes la verdad absoluta, ni tu pareja la tiene. Así, la mediación es el punto de equilibrio. Es decir tú tienes en parte la razón y tu pareja también.

   Pero en caso alguno sólo por el hecho de que es tu pareja debes aceptar o acatar lo que diga. No es bueno para nada el sometimiento. Tampoco lo es la rebeldía. Ni lo uno ni lo otro te hace más hombre o más mujer. Menos en una relación de pareja adolescente.

   Por eso defiende tus puntos de vista sin encerrarte en un marco absoluto sino que tratando siempre de encontrar la verdad también en el que te contradice. Algún día te darás cuenta que la vida no es una dicotomía donde todo es blanco o todo es negro, sino que una fusión intermedia donde la suma del blanco y el negro es el equilibrio, la razón, el entendimiento, de donde surge la convivencia y la armonía.

www.pololeos.cl

 

Pregunta Anterior
Pregunta Siguiente